Blogia
samadhi

Jeremías, 20, 17.

"¡Que no me hiciera morir Dios en el seno materno, de modo que la madre mía fuese mi sepulcro, y que fuese eterna su preñez! ¿Para qué salí del seno materno a padecer trabajos y dolores, y a que se consumiesen mis días en afrenta?"

 

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres