Blogia
samadhi

Lo gótico

En nuestra línea habitual de confundir el culo con las témporas, surge la “moda gótica” que ha hecho presa entre muchos de los púberes y también entre talludos no tan púberes. Resulta que el término viene de “godo”, es decir, de los pueblos germánicos que ocuparon los territorios del sur de Europa en la Alta Edad Media y que enseguida se convirtieron en devotos cristianos. El arte gótico tiene como principal exponente a las catedrales del siglo XII que con sus arcos ojivales y sus estilizadas formas tratan de llamar a los fieles a la espiritualidad. Más tarde, en el siglo XVIII se denominó novela gótica a las narraciones de misterio que se escriben en esa época. El mercado pletórico hace un refrito con un poco de misticismo del arte arquitectónico, con el lánguido romanticismo entre niebla y ruinas, con el estulto vampirismo y la música satánica dando lugar a un producto rocambolesco en forma de ropones negros, maquillajes que hagan parecer mortecinos a sus usuarios, colgantes y cedés musicales, listos para consumir por adolescentes bobalicones de cualquier edad.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres