Blogia
samadhi

Eclesiástico, 51, 4.

"Y por tu gran misericordia, de la cual tomo nombre, me has librado de los leones que rugían, ya pronto a devorarme: de las manos de aquellos que buscaban cómo quitarme la vida, y del tropel de tribulaciones que me cercaron".

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres